Conócenos

Dos personas, dos socios, dos amigos, dos compañeros, dos cómplices, un matrimonio y padres de familia numerosa, ésos somos nosotros, los creadores de masquepapel, Chemi y Fabiola, dos mentes inquietas, emprendedores de esos a los que les encanta complicarse la vida y a los que los lunes no les deprimen porque disfrutan de su trabajo.

Allá por el año 2010, yo empecé mi andadura en masquepapel y Chemi tenia su propio empleo, de esos que llaman indefinidos. Pero el indefinido pasó a convertirse en prescindible y empezó a "echarme una mano" en la tienda.

A las pocas semanas, Chemi estaba totalmente volcado en masquepapel. Empezó a volcarse cada vez más y lo que empezó siendo una librería-papelería, fue transformándose a marchas forzadas.

En 2013 abrimos nuestra segunda tienda física en otra ciudad, ¡qué lío! Íbamos de una a otra y de otra a una, todo el día dando vueltas. A finales de 2014, ya siendo padres de dos pequeñajos, nos dimos cuenta de que eso era imposible de compaginar y apostamos nuestro futuro a una carta: cerramos la "segunda" tienda y apostamos fuerte por la "primera", volcándonos de lleno con ella y creciendo cada vez más, a un ritmo que asustaba.

Situémonos en 2016. Por aquel entonces ya abarcábamos muchos servicios: diseño, publicidad, merchandising y regalos, además de la papelería tradicional y la venta de libros. Definitivamente, el local en el que estábamos se nos había quedado pequeño y allí ya no nos sentíamos cómodos ¡había llegado el momento del cambio!

Después de buscar locales (¡qué tarea tan complicada y tediosa!), mirar, remirar, valorar y negociar, dímos con el que nos hacía sentir como en casa, con el que notamos que masquepapel podría crecer feliz, cual casa para un bebé recién llegado.

Local céntrico, a escasos 50 metros de donde estábamos, en dos grandes plantas que nos iba a permitir disponer la tienda a pie de calle y el centro de operaciones o taller en el sótano.

¡Dicho y hecho! En un mes, estábamos instalados en nuestro nuevo hogar, donde íbamos a pasar (casi, o sin el casi) más horas que en nuestra propia casa.

Desde ese momento, supimos que había llegado el momento, nuevamente, de apostar fuerte, de apostar el todo por el todo y de invertir más de lo deseable en esos tiempos, pero aún con miedo porque el órdago era grande, nos tiramos a la piscina.

Poco a poco fuimos especializándonos cada vez más en diseño, gran formato y, sobre todo, personalización.

En febrero de 2017, nace nuestra tercera hija, guerrera donde las haya, y lejos de hacerme a un lado de masquepapel, ella venía con nosotros a trabajar. No fue fácil, lo reconozco, pero el tiempo me ha dado el recuerdo de bonitos días junto a ella, mientras trabajabamos, más cada día.

Como no teníamos suficiente (modo ironía on), Chemi, enamorado de la maquinaria donde los haya, propone hacer una última gran inversión, comprar la útima tecnólogía en impresión directa sobre tejido, y et voilá! Todos los productos textiles que quieras que te personalicemos, pasarán por ella!!

Ahora, nos lanzamos al mundo 2.0 con la misma ilusión con la que abrimos las puertas de masquepapel por primera vez, siendo conscientes de que el camino nunca es fácil y de que corremos el riesgo de equivocarnos, pero defendiendo nuestro lema a capa y espada, y es que EL SECRETO ESTÁ EN LA CONSTANCIA (y en la ilusión).